martes, 30 de agosto de 2011

¿Mi hijo es adicto a los videojuegos?

Cuidado, ese ‘gusto’ exagerado por el juego tecnológico se puede convertir en un problema patológico. ¿Cómo reconocerlo?

Evite que su hijo utilice los videojuegos desde muy pequeño. (Gizmopassion)
Por Katia Aguirre
¿Tu hijo es de aquellos que no encuentran más diversión que estar frente a la pantalla de la computadora o jugando con su nintendo DSI? ¿Se pone ansioso, fastidiado o enojado si no le permite jugar? Cuidado, es muy posible que ese ‘gusto’ exagerado se pueda convertir en un grave problema patológico: la adicción.
Fernando Luna León, médico psiquiatra de la Dirección de Adicciones del Instituto de Salud Mental Honorio Delgado-Hideyo Noguchi, explica que estas actitudes se dan cuando el niño o niña necesita obtener una sensación de bienestar, evitando el aburrimiento en que vive debido a la escasa comunicación, presencia y soporte afectivo que encuentra en la familia.
El especialista señala que la fuerte dependencia a los juegos tecnológicos se genera más cuando los niños lo usan desde muy pequeños, y se caracteriza porque su práctica ocupa demasiado tiempo en su día a día.
CAUSAS. Para Luna León, las causas más comunes de que exista este tipo de adicción son diversas, entre ellas, la baja autoestima, el sentimiento de soledad, los problemas familiares, la poca dedicación al niño o niña por motivos laborales y si los padres están presentes se observa comunicación superficial o falta de esta.
Lo peor es que los menores encuentran similitud de los juegos con la realidad de nuestra sociedad: la competición, la velocidad, la violencia y la agresividad.
“Se debe establecer un horario que reparta equilibradamente el tiempo y que permita a los menores sentir la presencia de sus padres; que facilite el diálogo, y que estos les oigan decir que los aman”, dijo León. Asimismo, exhorta a compartir actividades con los hijos. “Se debe pedir la ayuda de un profesional en caso de que esta patología sea grave”, advierte.
SEÑALES DE ADICCIÓN
Dedica su tiempo libre al juego tecnológico, incluso sacrificando actividades recreativas que antes le gustaba.
Permanece frente a la pantalla o Nintendo por horas, sin atender cuando lo llaman.
Demuestra demasiada tensión al estar frente a la máquina.
No respeta los horarios de sus actividades diarias.

Como darse cuenta es facil.

1. El niño NO quiere hacer otra cosa que jugar Play o jugar en la PC.
2. Deja de dar valor a otras cosas como hacer amigos, leer algun libro o cuento, incluso en el extremo dejan de estudiar,
3. Su sistema de recompensa se altera; es decir, estan dispuestos a sacrificar en forma desporporcionada (tiempo, energias o contacto familiar)para acceder a su juego A TODA COSTA,
4. Visto de otra forma (No. 3) NO toleran pasar cierto tiempo sin su juego.

Consecuencias

1. Bajo nivel escolar,
2. NO tienen amigos, los del juego son otros igual a él con sus mismas carencias
3. El saber o lograr records en juego de Play NO aumenta la auto-estima, por lo que se podria decir que incluso la disminuye.

Medidas

1. Padres con voz de mando sobre horas, dias y actividades que el niño debe realizar,
2. Desconectar el juego en casos extremos, como cuando un padre se despierta a media noche y encuentra a su hijo jugando,
3. Buscar que el niño o joven tenga actividades que refuercen su autoestima y asi tenga la voluntad de dejar el juego aun si sus "amigos" lo fuerzan a seguir.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada